Así lo ha ratificado la Cámara de Representantes revocando la propuesta política de instaurar una ley anti-descargas. La descarga de películas y música seguirá siendo legal en Países Bajos y los titulares de derechos serán compensados a través de un impuesto sobre la copia privada en los dispositivos de almacenamiento de datos.

Países Bajos

Y es que en los Países Bajos, al igual que en muchos países, las descargas son tremendamente populares. La diferencia radica en que en la ley holandesa declara legal estas descargas.

En los últimos meses varios estudios indicaban que esta situación se estaba agravando debido a que el 30% de las descargas de música y películas de los ciudadanos eran con derechos de autor. Esto ha derivado en varias discusiones y propuestas políticas para intentar suprimir la ley y convertir las descargas en una actividad ilegal.

Este invierno, la secretaría del Estado volvió a introducir la idea de prohibir la descarga, un plan que finalmente ha sido denegado por la Cámara de Representantes. La razón: la prohibición de la descarga no es un enfoque adecuado para hacer frente a la “piratería”. No sólo eso, la Cámara aseguraba que el derecho a realizar copias para uso personal no debía ser restringido. Según Kees Verhoeven, miembro de la Cámara que redactó la moción:

Por suerte, la Cámara de Representantes claramente opta por establecer la necesaria modernización de la ley de derechos de autor dentro de los límites de la libertad de Internet. Tenemos que luchar por el aumento de la disponibilidad legal, a través de nuevos modelos de negocio online. La prohibición de la descarga no soluciona realmente el problema de las descargas no remuneradas.

El voto significa que la descarga de películas y música para uso personal sigue siendo legal en el país. Sin embargo, la industria del entretenimiento no se queda totalmente desamparada. Los titulares de derechos de autor en los Países Bajos se compensan a través de un “impuesto de la piratería” en sistemas como los CDR o los DVDR.

Un impuesto sobre la “piratería” aprobado en octubre que se extenderá a una variedad de otros dispositivos de almacenamiento como las tablets, smartphones, USB, PCs de sobremesa y portátiles. Todo el dinero recaudado, hasta cinco euros por dispositivo, se distribuirá a los titulares de derechos.

Sea como fuere, en los Países Bajos seguirá siendo legal la descarga de música y películas de forma gratuita, eso sí, siempre que no se compartan con otros.

Publicado por ALT1040 por Miguel Jorge