A mi gusto los días mundiales de “x” o “y” son un poco cómicos e innecesarios. Pero algunos de ellos además están completamente fuera de lugar, tal y como es el caso del día mundial de hoy: el de la propiedad intelectual. Es difícil entender sí lo que celebran es su antigüedad, su inutilidad, su colapso, su fracaso o su ilegitimidad. En fin, hay días para todos.

Pero mientras unos juran y perjuran que hay que proteger la propiedad intelectual por medio de más vigilancia y control desmedido — a lo cual se refieren como cultura de la legalidad—, se ha abierto una investigación contra Hollywood por supuestos “pagos ilegales” a autoridades Chinas.

El New York Times reporta:

La Comisión de Seguridad e Intercambio y el Departamento de Justicia ha comenzado una investigación sobre sí algunos de los estudios más grandes de Hollywood han realizado pagos ilegales en China para obtener el derecho a filmar y mostrar sus películas ahí, de acuerdo a una persona con conocimiento de las investigaciones.

De acuerdo al diario estadounidense, tres de los posibles cinco estudios involucrados son 20th Century Fox, Walt Disney Company y Dreamworks.

Al igual que el caso de sobornos por parte de Wall-Mart a las autoridades mexicanas para acelerar su crecimiento — y también revelado por el New York Times, el caso de los estudios cinematográficos en China, es un poco parecido.

De acuerdo a la información recopilada por el NYT, inmediatamente después de una reunión entre Xi Jinping, vice-presidente de China, con políticos y ejecutivos de estudios cinematográficos en Washington el pasado mes de febrero, China incrementó el número de cintas extranjeras que iba a producir y la porción de regalías de las taquillas que los estudios podrían obtener.

NYT afirma que las negociaciones fueron conducidas desde el más alto nivel de la administración de Barack Obama: el vice-presidente Joe Biden — conocido por su abierto extremismo en cuanto a la protección de propiedad intelectual y pro-endurecimiento de dichas leyes — realizó el trato personalmente con Xi Jinping.

Esto demuestra por enésima vez la hipocresía de la administración de Obama en cuanto a propiedad intelectual, mientras se desgarran las vestiduras para proteger la incapacidad de Hollywood para adaptarse a la realidad impulsando tratados internacionales como ACTA y TPP, por el otro lado, negocian con el infractor masivo número uno de propiedad intelectual y quien no es parte negociadora de estos represivos tratados: China.

No es necesario repetir que la propiedad intelectual, a este punto, carece de legitimidad exactamente por culpa de las acciones de los supuestos defensores de la legalidad y quienes además, se dan el lujo de sermonear a la sociedad entera dispersando propaganda barata para limitar y controlar la forma en la cual se crea, consume y distribuye la cultura en el siglo XXI.

La creatividad y la cultura no dependen de ninguna forma de las leyes de propiedad intelectual. Es por esto que la inútil guerra contra la piratería que ha lanzado el gobierno de Estados Unidos y las industrias de entretenimiento contra la sociedad entera, para fines prácticos solo equivale a disparar con una pistola de agua a castillos de arena.

En el día de la propiedad intelectual (de la avaricia, la necedad y la hipocresía) una noticia de este tipo, con China y Hollywood involucrados, es simplemente meta.

Imagen Flickr/Cristenenq

Publicado por ALT1040 de Geraldine Juárez.