Interesantes novedades se agregan a esta especie de “guerra” entre Google y Apple: la Federal Trade Comission (FTC) de los Estados Unidos estaría cerca de pedir la primera multa multimillonaria debido a una brecha de seguridad en el navegador Safari, descubierta hace un tiempo por un investigador universitario de Stanford.

Hasta el momento, la FTC no ha cumplido con todas las amenazas de multa que ha hecho. Pero esta vez podría ser diferente. Algunos indican que las prácticas “injustas y engañosas” de Google han hecho que la agencia se determine a perseguirlos basándose en reportes de ciudadanos (generalmente hackers) que informaron a las autoridades. Curioso, ¿no?

En Venture Beat han hablado con Jonathan Mayer, el investigador de Stanford  que descubrió el problema. De acuerdo con él, la FTC ha estado trabajando durante los últimos años avisándole a compañías como Google que tendrían que mejorar su trabajo en cuestiones de seguridad y privacidad. Pero esta especie de asistencia no ha funcionado como querían. Y ahora están dispuestos a llevarlo un paso más allá.

Allá por febrero, Mayer, un graduado en derecho y ciencias de la computación, descubrió que Google “plantaba” cookies en el explorador de Apple, Safari, para evadir algunas protecciones nativas del navegador. Recordemos que Safari no permite que se instalen cookies de terceros, pero cuatro compañías –no sólo Google sino también Vibrant Media- habían encontrado una forma de evadirlo.

Esto quiere decir que Google podía tener anuncios personalizados para los usuarios (sin su consentimiento) en Safari, en dispositivos como Macs, iPads y iPhones. Para Mayer fue una gran sorpresa encontrar a Google involucrado, pero los voceros de la compañía afirmaron no saber nada sobre esto. “No lo anticipamos”, dijeron, y también aclararon que las cookies no estaban recolectando información personal.

Ahora es hora de que la FTC tome cartas en el asunto, después de años de permanecer en la banca solamente haciendo amenazas. No hay novedades acerca del trabajo de Google para evitar que esto suceda, ahora y en el futuro. Pero tampoco estaría bueno que la FTC se meta “demasiado” en los asuntos de empresas emprendedoras –siempre y cuando no estén cometiendo cosas ilegales o, como sucedió en el caso de Google, metiéndose con las configuraciones de otra compañía.

 

Publicado por Bitelia de Bárbara Pavan