Estoy de acuerdo con los términos de servicio.

Si llegáramos a saber el alcance de ese “click” quizá no aceptaríamos. Es muy probable que cada uno de nosotros hayamos aceptado los términos de servicio de decenas de sitios en la red sin haberlos leído en su totalidad. Incluso en tal caso, la jerga utilizada escapa a nuestra comprensión si no tienes un abogado delante. Acabamos aceptando los términos en un acuerdo cuyo alcance desconocemos debido a su complejidad. Esta gran mentira puede tener las horas contadas con el nacimiento de TOS;DR, un proyecto de “wikipedia” de los términos de servicio en el que todo el mundo puede participar. Una evaluación de cada servicio, página o aplicación web que busca ofrecer toda la información al usuario de aquello que aceptamos y desconocemos.

TOS;DR

Y es que mientras Facebook, Twitter o Google te suelen pedir que apruebes las “condiciones” para poder utilizar sus servicios, ellos a cambio utilizan tu información para otros fines que no quedan del todo claro en las condiciones.

Facebook por ejemplo no tiene que darte cuentas una vez has “firmado” si el gobierno de Estados Unidos le pide información sobre tu perfil. En Twitter, una vez que das el “si”, cuando el usuario borra su cuenta se queda con el contenido de tus tweets para siempre. Incluso Google puede hacer uso de tus contenidos en alguno de sus servicios para implementarlo en otros nuevos sin notificártelo. O TwitPic, quien se reserva los derechos para vender fotos de los usuarios a agencias de noticias sin dar crédito al fotógrafo.

TOS;DR es un proyecto que nace para cambiar el vacío en el que se encuentra cada usuario. El único objetivo es resumir de forma clara lo que estamos aprobando con calificaciones que van de la A (la mejor) a la E (la peor).

Un proyecto construido por Hugo Roy donde todos los usuarios pueden participar ofreciendo información y puntos de vista de cada servicio. Un proyecto inspirado en la Wikipedia y en Creative Commons, quien ofrece resúmenes de cada una de las licencias que ofrece.

La página, que nació en el mes de junio de este año, está en construcción. Y así seguirá al igual que la Wikipedia. Se trata de resaltar los problemas de cada aceptación de los términos en la red, de educar a los usuarios sobre la importancia de lo que estamos aprobando para entrar a un nuevo servicio.

No sólo eso, también se realizará un seguimiento de cada una de las páginas evaluadas con el fin de verificar si ha habido cambio ya que se tratará de influir sobre ellas si tienen una nota negativa.

Basado en el crowd-sourcing, a partir de ahora podremos pasarnos por esta página y descubrir aquello que no entendíamos o que simplemente por falta de tiempo no sabíamos sobre las condiciones para entrar en una web. Hasta ahora hay más de 32 contratos de servicios analizados. Entre ellos muchos de los “grandes” como Twitter, Facebook, LinkedIn, Amazon, Apple o Microsoft.

Ya seas un simple usuario o alguien con experiencia legal, la página pide tu contribución para que a partir de ahora los términos de servicio sean “leidos” de manera fácil y sencilla para todos.

Publicado por ALT1040 de Miguel Jorge